«Se ha de Trabajar para que la comunidad cristiana, animada y coordinada por el Obispo diocesano especialmente a través de Cáritas, se esfuerce en detectar las situaciones de pobreza, analizar las raíces y causas morales de las estructuras de pecado y los mecanismos que las generan, informar y sensibilizar a la comunidad diocesana, y movilizar a todos para buscar respuestas significativas y concretas a favor de los débiles y desvalidos» (Constituciones III Sínodo diocesano de Madrid 2005. N. 212)

La Parroquia no puede ser insensible a las necesidades materiales de las personas y familias que viven en nuestro territorio. Y un elemento indispensable de la conciencia cristiana, es la sensibilidad hacia los más pobres, descubriendo en ellos al mismo Cristo, nuestro Señor, tal como él nos dejó indicado: «cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis» (Mt 25, 40).

La Caridad es un don de Dios, y hemos de pedírsela constantemente al Señor. La atención a los más pobres, por parte de los voluntarios de Cáritas, ha de ser consecuencia de un encuentro profundo con el Señor, que llama a vivir plenamente en la comunión con Él en la atención a los más pobres.

Por eso la Comunidad cristiana, y en concreto nuestra parroquia, tiene la misión de tratar a los más pobres con el mismo corazón de Cristo, acogiéndolos de corazón, escuchándolos atentamente y haciendo propio sus sufrimientos y dolores.

Para ello, los voluntarios de Cáritas tienen su formación espiritual, sus momentos de oración, sus reuniones de coordinación, en las que, en un clima de fe, ponen delante de la Señor las necesidades de los más pobres de nuestro barrio.

La comunidad cristiana ha de hacer propia la responsabilidad en la atención a los más pobres. Las personas de nuestra comunidad que sientan la llamada del Señor a atender a los más pobres de nuestro barrio pueden ofrecerse en el Despacho parroquial y hablar con los sacerdotes o responsables de Cáritas. Y los que no sientan esa llamada, pueden también colaborar con la oración, y sus donativos materiales. Y en momentos concretos (como la operación Kilo), compartiendo alimentos con los más más necesitados.

Desde Cáritas son muchas las familias que están recibiendo ayuda en la búsqueda de empleo, en sus necesidades personales y familiares, en la búsqueda de recursos materiales y en recepción de alimentos.

Para facilitar la tramitación de ayudas, las personas que vengan a ser atendidas en el despacho de Cáritas, será bueno que traigan la siguiente documentación: Documento de identidad (DNI, DUI o tarjeta de residencia) y Certificado de empadronamiento. El Despacho de Acogida de Cáritas se atiende los miércoles de 17`30 a 19`00 horas.Las personas que necesiten ser atendidas han de pedir cita previa llamando al teléfono de la parroquia (914629129) los viernes de 12 a 13 horas.