«(Los que aceptaban la palabra) perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado y los apóstoles hacían muchos prodigios y signos. Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en común; vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno» (Hch 2, 42-45)

Los primeros cristianos vivían unidos entre ellos, anunciando el Evangelio del Señor, celebrando la Eucaristía y atendiendo las necesidades de los más pobres. Así desarrollaban en su vida su vocación bautismal, como profetas, sacerdotes y reyes.

Nuestra parroquia quiere ser la continuación de esa comunidad primitiva y que toda comunidad cristiana debe tener como modelo. Necesitamos manos generosas y almas anhelantes de Dios, que quieran extender el Reino de Dios en nuestro barrio y en todos nuestros ambientes.

Todas las actividades que se desarrollan en nuestra familia en la fe están engarzadas dentro de esta estructura, para que así podamos vivir mejor nuestra identificación con Cristo, Sacerdote, profeta y Rey; y unidos a Él colaborar de la mejor manera para la extensión del Reino de Dios.

Como profetas del Reino de Dios, desarrollamos las actividades de la Catequesis de Primera Comunión, de Confirmación, grupo de jóvenes Jóvenes y de adultos, Grupo de vida Ascendente. Además, para conocer mejor la palabra de Dios y la doctrina de la Iglesia, y poder dar un buen testimonio de nuestra Fe tenemos la formación de adultos.

Para realizar nuestro sacerdocio real, ofreciendo nuestras vidas a Dios padre, unidos a la ofrenda Santa de Jesucristo, tenemos la celebración de los misterios de nuestra fe, especialmente la celebración de la Eucaristía. Y para su mejor celebración tenemos el grupo de Liturgia, el coro Parroquial, y la adoración Eucarística de los jueves.

Y para participar mejor de la realeza de Cristo en la Caridad, están el Grupo de Cáritas, Visitadores de enfermos y la Comunidad de Fe y Luz (Grupo Siloé)

A parte de estos grupos, pero sin dejar de estar insertos en la necesidad de extender el Reino de Dios, están el grupo de teatro y los voluntarios de la parroquia que mantienen las instalaciones de la Parroquia (especialmente el grupo de limpieza)